septiembre 16, 2021

Tanto las leyes que rigen el universo como una visión completa del ser humano pueden ser interiorizadas con el simbolismo del Árbol de la Vida. Es por ello que los principios que operan en el universo se comprenden mejor utilizando un diagrama descriptivo en forma de árbol. De este modo, el Árbol de la Vida de la Cábala hebrea consigue representar la Creación y el flujo de energías de la Divinidad. Y, según este estudio, nuestro crecimiento espiritual pasa por la comprensión de este funcionamiento Divino.

Es decir, la analogía del Árbol de la Vida se nos presenta como un manual práctico; una guía para trascender lo que somos y tener acceso a lo divino. Y para entender esta analogía lo mejor es comenzar con tres elementos cabalísticos que explican cómo la Divinidad creó el primer mundo espiritual:

  • La Luz Infinita del Ein Sof (la Divinidad).
  • El tzimtzum (proceso de Creación)
  • El Adam Kadmon (primer mundo espiritual)

1. La Luz Infinita del Ein Sof

¿Te has preguntado alguna vez, qué había antes de que existiera todo lo que conocemos en este universo? Es una pregunta que tarde o temprano pasa por la mente de toda persona. Así como, ¿de dónde venimos?, ¿quién creó todo lo que vemos, oímos y sentimos dentro y fuera de este mundo? Nuestra lógica nos dice que para que algo se materialice o tenga una presencia física en este universo, primero debe haber sido concebido. Así que alguien o algo debe ser responsable de haber creado todo lo que percibimos con nuestros cinco sentidos.  

ein sof

Según la Cábala hebrea todo comenzó con la luz infinita del Ein Sof. Esta es una luz infinita dentro del Infinito. El Ein Sof es un lugar donde el tiempo y el espacio no existen. Por lo tanto, en el principio la voluntad manifestada de la Divinidad en el Ein Sof fue revelar una información que existía en esta infinidad.

Hay que notar que lo que ocurrió en el principio no partió de un deseo Divino. Esto es porque en el Ein Softodo estaba satisfecho. Por eso el Ein Sof, se contrajo y creó un vacío. Y este espacio se llenó con lo que estaba oculto. Es decir, lo oculto ahora puede ser revelado como información gracias a esta voluntad Divina.

2. El Tzimtzum y el Proceso de la Creación

En el siglo XVI un místico cabalista llamado Isaac Luria, desarrolló un concepto llamado tzimtzum. En él explica cómo un ser infinito pudo crear lo que hoy conocemos como el universo finito. Así, el proceso de creación del universo ocurrió cuando la luz infinita decidió contraerse. Es decir, el Ein Sof debió crear un espacio vacío para dar paso al Adam Kadmon o también conocido como el Primer Mundo Espiritual.

Así, el primer movimiento se generó dentro del Ein Sof con el único propósito de crear un vacío. Y, en dicho vacío todo lo creado se moverá dentro de un espacio y tiempo. Por lo tanto, este movimiento de contracción se llama, en el misticismo judío, "tzimtzum".

3. El Adam Kadmon y la Creación del Primer Mundo Espiritual

El Adam Kadmon es el plan completo del universo, el cual está representado por el diagrama del Árbol de la Vida. En la Cábala se refiere al primer mundo espiritual que fue creado después de la contracción. Esta creación pasa por todas las etapas del plan Divino:

  • La Emanación,
  • La Creación,
  • Las Seis Dimensiones Inferiores de la Formación y,
  • La Acción o Materialización

4. El Mundo de la Emanación

Dice el Rabí Bar Lev en una de sus obras:

En el primer momento las sefirotno podían dividirse como diez recipientes, sino que existía un solo recipiente compuesto por diez. Es decir las diez sefirot estaban ligadas en un solo recipiente. A esta altura la división de diez es irreconocible. (Desde el momento en que el concepto de división y de numeración se creó solo al finalizar la Emanación de las diez sefirot, no puede hablarse en este estadio de ninguna división o número alguno). Este es el mundo de Akudim-Olam Haakudim.

La expansión comenzó en el siguiente estadio y de un solo recipiente que incluía a todas, las diez sefirot se expresaron en puntos. Este es el llamado Olam Hanekudim-el Mundo de los Puntos. Aquí hablamos de los diez recipientes o instrumentos separados uno del otro, o sea que cada sefirá es una especie de punto que aún no se ha expandido. Como veremos, el Mundo de los Puntos es un mero estado de transición entre el Olam Haakudim y el Olam Havrudim.

El Olam Havrudim es el estadio en que los instrumentos, de ser un punto, pasaron a un estadio de com­posición, en el que cada sefirá se conformó de otras diez, las cuales a su vez se conformaron de otras diez, y así sucesivamente.

El Olam Havrudim es el Mundo de la Emanación. Aquí se encuentra la raíz de la multiplicidad de los seres creados con sus cualidades específicas, tanto en el mundo inanimado como en el vegetal, el animal y el humano.

―Rabí Iejiel Bar Lev: El Canto del Alma.

5. El Universo de Adam Kadmon

Así que el universode Adam Kadmon, dice el Rabí Iejiel Bar Lev, está compuesto por un número infinito de mundos. En el que hay un conjunto infinito de universos ocultos. Hay que señalar que solo el Ein Sof está por encima de todos estos mundos del Adam Kadmon

adam kadmon

Así pues, estos son los 4 mundos cabalísticos que se encuentran en el Árbol de la Vida.

  • El mundo de Atzilut(Emanación)
  • El mundo de Briah: (Creación)
  • El mundo de Yetzirah: (Formación) Estas son las seis dimensiones inferiores
  • El mundo de Asia: (Materialización) Es el mundo denso donde existe el ser humano.

Por lo tanto, en este Árbol de la Vida están representados todos estos mundos o sefirot. Y a su vez, dentro de cada mundo hay otro Árbol de la Vida.

El Simbolismo del Árbol de la Vida y de todo el Plan del Universo

Para entender el simbolismo del Árbol de la Vida y de todo el Plan del Universo es necesario reflexionar sobre lo infinito y lo finito. Imagina que antes de crear nuestro mundo finito, solo existía lo infinito. Ahora, imagina que lo posees todo; imagina que todas tus necesidades están satisfechas. Por lo tanto, para ti el tiempo no representa un problema, ya que eres un ser eterno. Imagina que al poseerlo todo y no necesitar nada, todo el espacio donde existes está infinitamente lleno.

Desde este punto de vista, entonces, siendo la Luz Infinita no necesitas nada, no hay ningún deseo real, ya que todo lo posees. Además, sucede lo siguiente, donde tú existes tampoco puedes crear nada más; pues de una u otra manera lo que necesitas existe y es tuyo infinitamente. Por otra parte, te encuentras en un lugar donde el concepto de satisfacción tampoco existe, ya que la satisfacción absoluta es tu esencia. En resumen, no necesitas nada, ya que donde existes está lleno de energía infinita.

Por supuesto, es difícil interiorizar lo que se siente al ser la energía de la Luz Infinita; esa sensación de no necesitar, querer o desear nada porque lo tienes todo. Así que en esa infinidad te contraes y creas un vacío para revelar información y llenar este espacio con luz divina.   

Por otra parte, el ser humano por naturaleza es puro deseo y es por ello que tiene la capacidad de recibir. Desde que nacemos hasta que morimos, somos un conjunto de necesidades que requieren ser satisfechas, lo contrario de la Luz Infinita. Por lo tanto, somos seres finitos con deseos y con la capacidad de recibir luz divina.

arbol de la vida energia

Reflexiones Finales

En resumen, la Luz Infinita pone a disposición la energía divina que está oculta y necesita ser revelada. Según la Cábala, nuestra misión en esta vida es recibir toda esta luz que permanece oculta. Y esto se logra a través del crecimiento espiritual para encontrar y desarrollar nuestro propósito de vida.

Así que conecta con tu energía divina y transforma tu vida convirtiéndote en la mejor versión de la persona que puedes llegar a ser.

Por último, te invito a disfrutar de todo el contenido de nuestra web: árbol-de-mi-vida.com y a visitar nuestra tienda online. Deja tus comentarios y cuéntame cuál es la conexión que tienes con el árbol de la vida y tu crecimiento personal. Nos vemos en el próximo artículo.

Lorena R.
Lorena R.


Dejar un comentario

Los comentarios se aprobarán antes de mostrarse.