LA PIEDRA DE JASPE ROJO, SU HISTORIA, SU ORIGEN Y COMPOSICIÓN, SUS PROPIEDADES Y SUS VIRTUDES EN LITOTERAPIA

HISTORIA DE LA PIEDRA DE JASPE ROJO

Hay muchas variedades de jaspe que se han utilizado a lo largo de la historia de la humanidad. Este mineral se ha utilizado para decorar y adornar esculturas, jarrones, pavimentos, chimeneas y muchos otros objetos. Una vez pulida o cortada, se utiliza como gema para decorar joyas como pulseras y collares. A lo largo de los siglos, el jaspe siempre ha tenido un gran valor simbólico y ha sido utilizado por la gente desde el principio de los tiempos. Durante las excavaciones arqueológicas, los paleontólogos y arqueólogos han descubierto numerosos vestigios del uso de este mineral, que se remontan a tiempos prehistóricos. El hombre prehistórico ya la utilizaba para fabricar herramientas. En Francia, sobre todo en Bretaña, las excavaciones arqueológicas han revelado el uso del jaspe en el Paleolítico.

El jaspe es un mineral muy extendido y fácil de encontrar, y ha sido utilizado por un gran número de civilizaciones. En el antiguo Egipto, la piedra de jaspe rojo estaba directamente relacionada con la fecundación y la diosa Isis. Los egipcios utilizaban mucho el jaspe, sobre todo en la talla de estatuas y objetos. Se tallaban amuletos con estos minerales, por ejemplo en forma de escarabajos, un insecto que simbolizaba la vida eterna. En el jaspe rojo también se tallaban otros amuletos de animales, como los que tenían forma de cabeza de serpiente, destinados a proteger de las mordeduras. Estos talismanes podían colocarse alrededor del cuello de los difuntos para facilitar su viaje al inframundo. Este uso del jaspe se describe en el capítulo 156 del Libro de los Muertos. Se han encontrado numerosas esculturas del antiguo Egipto realizadas con este mineral, como el busto de la reina Tiyi, esposa de Amenhotep III, que fue tallado en jaspe amarillo.

En la antigua Grecia, este mineral se consideraba relacionado con Gaia, la diosa primordial de la tierra. También se utilizaba como ofrenda para complacer a la diosa de la luna, Calisto. En Roma, el jaspe estaba estrechamente vinculado a Bona Dea, diosa de la fertilidad y la castidad. En los mitos y leyendas de los pueblos nórdicos, se dice que el pomo de la espada de Sigfrido, el invencible héroe que mataba dragones, tenía incrustada la piedra de jaspe rojo, símbolo del valor.

Para los indios americanos, el jaspe simbolizaba la sangre de la madre tierra y se utilizaba para fabricar numerosas joyas, como pulseras, talismanes y amuletos. Estos artefactos podían servir de protección contra los peligros nocturnos. También se creía que el jaspe rojo tenía afinidad con el agua y podía utilizarse en rituales para atraer la lluvia. Los collares de jaspe también se usaban para ayudar a mantener la salud física y mental.
En Japón, el jaspe se utilizaba hace más de 10.000 años para fabricar colgantes sagrados en forma de coma o colmillo llamados magatamas. Se decía que contenían las almas de grandes guerreros. Estos adornos los llevaban los sacerdotes y los nobles como señal de su alto rango social. Algunos sellos imperiales chinos también estaban hechos de jaspe, y también se utilizaba como ornamento en palacios y residencias reales, así como para mosaicos y estatuas.

Según la Biblia, este mineral era una de las 12 piedras que componían el peto de Aarón, aunque el jaspe ha sido a menudo mal identificado a lo largo de los siglos. En la cultura cristiana, las leyendas contaban que la piedra de jaspe rojo procedía de las gotas de sangre derramadas por Cristo durante su crucifixión. A raíz de estas historias, el jaspe adquirió un gran simbolismo durante la Edad Media y se utilizó para realizar grabados de la Pasión de Cristo en las iglesias. El jaspe era también el símbolo de la roca sobre la que Cristo construyó su iglesia, y representa directamente al apóstol Pedro. En el Apocalipsis, San Juan menciona incluso un trono hecho de jaspe que albergaría a Jesús, representando la eternidad y la revelación.

El jaspe es un mineral sedimentario que se encuentra ampliamente en la naturaleza. Hoy en día, hay muchas variedades diferentes y cada depósito tiene su propia particularidad. Los países donde más abunda son Brasil, Estados Unidos, India, México, Madagascar y Rusia.

ORIGEN Y COMPOSICIÓN DE LA PIEDRA DE JASPE ROJo

El jaspe es una roca sedimentaria compuesta principalmente por sílice. A veces también puede ser de origen volcánico. En la naturaleza, es un mineral que se encuentra en abundancia y se presenta en un gran número de variedades y colores. Se compone de una red de cristales de cuarzo entrelazados, y generalmente se identifica por su opacidad y la presencia de vetas de color que resultan de la agregación compacta de diferentes materiales. Es una variedad impura de cuarzo microcristalino.

El jaspe toma su nombre del griego antiguo Iaspis, que a su vez procede del hebreo Yashepheh. Su significado podría ser ágata, pero es imposible estar seguro. Este nombre era el de una de las gemas del pectoral de Aarón, que se dice que era un jaspe verde, una variedad muy rara y muy buscada. Sin embargo, Plinio el Viejo, naturalista romano del siglo I, menciona la transparencia de la roca verde en su descripción. Como el jaspe se considera opaco, es posible que se trate de una identificación errónea. Los nombres de las distintas variedades de jaspe suelen derivar del nombre de la mina de la que proceden, de su región o de sus colores o dibujos.


VIRTUDES Y PROPIEDADES DE LA PIEDRA DE JASPE ROJO EN LITOTERAPIA


LAS VIRTUDES Y PROPIEDADES DE LA PIEDRA DE JASPE ROJO EN EL PLANO MENTAL

En litoterapia, la piedra de jaspe rojo es muy común y se puede encontrar en muchos usos. Es conocido por sus beneficios estimulantes ligados a su brillante tonalidad roja, es un símbolo natural de estabilidad y fuerza. Es un mineral que ayuda a fortalecer la relación con el propio cuerpo y a lograr la reconciliación con él. El jaspe está directamente conectado con la energía de la tierra y proporciona la energía vital necesaria para llevar a cabo las tareas diarias. A nivel espiritual, el jaspe es un elemento acuático que ayuda a purificar y fortalecer el aura. Su uso puede estimular suavemente la producción de energía, para dar un impulso a las personas que sufren de fatiga. También es capaz de infundir valor en las situaciones difíciles a las que nos enfrentamos en la vida. Hace que la mente esté más alerta y viva, y estimula la voluntad para dar confianza en sí mismo, fuerza y valor para afrontar las dificultades de la vida.

En el Feng Shui, el jaspe también es conocido por su capacidad para atraer el éxito y la abundancia. Ofrece una claridad mental que permite anticiparse a los problemas antes de que se conviertan en algo serio, y evitar situaciones que podrían haberse complicado. El jaspe actúa directamente sobre la psicología, regula la emocionalidad, combate las vibraciones negativas y ofrece una protección contra las malas influencias. Favorece una apertura sobre el mundo. Permite avanzar con más calma en la vida, sintiéndose más seguro en su cuerpo, y ayuda a disfrutar del momento presente. El jaspe es perfecto para la estimulación del chakra raíz y para facilitar el renacimiento.


LAS VIRTUDES Y PROPIEDADES DE LA PIEDRA DE JASPE ROJO EN EL PLANO FÍSICO

El jaspe rojo es un símbolo del principio lunar femenino y está directamente relacionado con el parto. En el plano físico, tiene un efecto fortalecedor y se utiliza para acompañar a las mujeres embarazadas durante la gestación. Calma las náuseas y ayuda a la curación durante el posparto. El jaspe estimula y regula los órganos reproductores, lo que favorece la fertilidad. En caso de interrupción del embarazo o de aborto, también ayuda a estabilizar el sistema hormonal de la mujer. En el plano sexual, el jaspe tiene un poder energético natural, favorece el bienestar y tiene un efecto afrodisíaco que aumenta el deseo y el placer que se siente.

El jaspe se utiliza en el tratamiento de los dolores de estómago, colocado en el chakra del plexo solar, favorece el tránsito y ayuda a calmar el dolor asociado al hígado, el bazo y el estómago. El jaspe es muy adecuado para salir de períodos difíciles, estimula el deseo y la imaginación y aporta una gran dosis de vitalidad y confianza en sí mismo. Empuja al portador hacia adelante, para motivarle a realizar nuevos proyectos, y le permite continuar de forma positiva.