Historia de la Piedra Lapislázuli

Esto es increíble, en los inicios de la historia humana, la piedra de lapislázuli ya se utilizaba como adorno, pero también como joya. Entre sus símbolos, la piedra de lapislázuli representa la salud, la nobleza, la suerte, la elegancia y la pureza.

Ahora bien, el lapislázuli es una piedra semipreciosa que está presente en la Tierra desde hace más de 6000 años. Para los faraones egipcios —3000 años antes de Cristo— el uso de esta piedra era sagrado. Estos egipcios usaban la piedra de lapislázuli para fabricar amuletos. Algunos con forma de ojo, otros simbólicos como el escarabajo de lapislázuli encontrado en la tumba del faraón Tutankamón.

Para los faraones y los miembros de la familia real se incrustaba lapislázuli en sus máscaras funerarias. Además, esta piedra era un símbolo de riqueza y poder: colgantes o collares de lapislázuli, pulseras y otras joyas más.

Por otra parte, los romanos utilizaban el lapislázuli como afrodisíaco y joyas de gran valor. Sin embargo, para los antiguos romanos esta piedra era costosa. En aquel momento era más barato comprar oro que la piedra de lapislázuli. Esto se debe a que los yacimientos estaban cruzando los mares y el costo de transportar esta piedra era elevado.

Más adelante, en la Edad Media, el polvo de la piedra de lapislázuli se utilizaba para teñir tejidos y pintar sobre otros materiales. Además, el lapislázuli en esa época también cumplía con una función muy particular; la de proteger el alma y el cuerpo de la persona.

Origen y Composición de la Piedra Lapislázuli

El nombre de la piedra lapislázuli tiene dos orígenes muy distintos. En primer lugar, un origen latino, ya que «lapis» significa piedra y el segundo origen es árabe, «azul» que significa azul. Por lo tanto, lapislázuli significa piedra azul.

En cuanto a su composición, la piedra lapislázuli pertenece al grupo de los silicatos sulfurosos de aluminio y sodio. Su color dominante es el azul celeste, pero también es posible encontrar estos bajo los colores azul-verde y violeta.

En la escala de Mohs tiene una puntuación que varía entre 5 y 6 puntos. Esta es una escala de dureza de 10 puntos; la cual se basa en el principio de que un mineral cualquiera puede rayar a otros más blandos. Por otra parte, su densidad varía entre 2,5 y 3.

Ahora bien, los primeros yacimientos se encontraron hace más de 6000 años y estaban en Afganistán. En la actualidad, los principales yacimientos de piedra de lapislázuli se encuentran en Afganistán, Estados Unidos, Canadá, Chile, Myanmar, Pakistán y Rusia.

Un dato curioso en cuanto a su origen es que lapislázuli es la piedra nacional de Chile.

Virtudes y Propiedades de la Piedra Lapislázuli en Litoterapia

En litoterapia, la piedra de lapislázuli le genera energía de confianza a su portador y le anima a retomar de nuevo el camino.

Asimismo, la energía de esta piedra libera y ofrece facilidad para comunicar emociones y sentimiento. Por lo tanto, la comunicación oral se ve favorecida por ella. Además, el lapislázuli también aporta plenitud y paz interior, por lo que el estrés se libera de manera rápida.

Entre sus propiedades y virtudes, se le puede atribuir sobre todo la contribución de los sentimientos de honestidad, compasión y rectitud.

La piedra de lapislázuli en la litoterapia posee una energía sanadora. Su energía aporta alivio a los dolores de cabeza. Incluso, combate de manera efectiva los trastornos del sueño y los mareos. Y, además facilita la respiración y aporta beneficios a la garganta y al sistema nervioso.

Por lo tanto, si deseas llevar una piedra de lapislázuli, te aconsejamos que la lleves a la altura de la garganta. Ya que dicha piedra se conoce por ser la piedra de la comunicación.

Es por ello que un collar de lapislázuli representa el accesorio perfecto. Así que, lo ideal es llevarlo en la cabeza o cerca de ella, incluso cerca del corazón.